S?bado, 25 de mayo de 2013
Publicado por HugoRep @ 14:20  | Italia
Comentarios (0)  | Enviar


Existe un lugar realmente hermoso en la costa noroccidental de Italia llamado Le Cinque Terre, o traducido, las Cinco Tierras. Como se intuye de su nombre se trata de cinco pueblos, a cual más pintoresco: Riomaggiore, Manarola, Corniglia, Vernazza y Monterosso.

Su ubicación es extraordinaria, en un espacio mínimo, de tierras agrestes, atrapados entre montaña y mar, donde predominan los barrancos y acantilados que caen en picado al mar, un mar, el de Liguria, de aguas limpias, de un azul intenso y un despiadado oleaje.

Las calles son empedradas, estrechas, muchas veces laberínticas, y con fuertes pendientes que bajan a morir a los pequeños puertos de estos pueblos antaño pesqueros. Las frágiles barquichuelas de madera, las redes, las boyas, aumentan el encanto de este escenario sin par.

Sus edificios son bajos, de no más de cuatro plantas,  pintados de vivos colores predominando los rosados, amarillos y anaranjados, con unas fachadas simples, sin adornos, salpicadas de gran cantidad de ventanas cubiertas por verdes contraventanas, y, en ocasiones, pequeños balcones de barandillas metálicas.

Estas viviendas se apilan y apiñan unas contra otras, formando un puzzle perfecto, y haciendo un imposible equilibrio que parece desafiar la brava costa que las vigila.

Con esta complicada orografía a sus habitantes no les quedó otra que utilizar la técnica de las terrazas para sus cultivos basados, principalmente, en olivares, viñedos y limonares.
Para lograr este cultivo en terrazas ha sido necesario la edificación de muros y según estudios recientes el hombre de las "Cinque Terre" ha llevado a cabo un descomunal trabajo erigiendo, componiendo y arreglando estos muros durante milenios, un trabajo equivalente a haber construido una muralla de dos metros de altura por “once mil” kilómetros de anchura, una construcción solo comparable, hoy en dia, a la muralla china.

Para conservar todo este entorno natural, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el tráfico de automóviles está prohibido y la mejor forma de llegar es el tren que tiene parada en cada uno de los cinco pueblos.

P5210064 P5210035

P5210061 P5210055 P5210031 P5210032 P5210029  IMGP1287 IMGP1288 


Comentarios